De sus manos nacen buses en miniatura

REDACCIÓN: Alexandra Sarango


Cuando Santiago Pucha era un niño anhelaba tener un carro, ahora tiene 34 años y fabrica buses en miniatura para empresas de transporte lojanas y para algunas de las provincias del Ecuador. Su afición se convirtió en un negocio que en la actualidad, incluso le permite dar trabajo a tres personas más. Un verdadero emprendedor.

La idea surgió luego de un viaje a Perú. “Tuve la oportunidad de subirme a los buses de dos pisos, estaba contento y emocionado; en aquel tiempo en Ecuador no habían llegado los modelos que ya habían allá”, cuenta Santiago. Tenía 18 años, cuando vivió aquella experiencia que le ayudó a inspirarse y crear algunos bocetos de los primeros buses que dibujó.

Su primera producción de trabajo las realizó a escala, al inicio le resultó complicado; el desconocimiento le llevo más tiempo de lo que ahora invierte para hacer un bus. Con la llegada de la internet a Santiago le facilitó conocer las medidas exactas de un bus, tráiler o cualquier otro automotor, también le permitió contactarse con gente y tener algunas ventajas para adquirir información sobre materiales y carrocerías.

Vivió su etapa de niñez, no como cualquier niño, trabajaba cargando arena, “viví mucha pobreza, anhelaba tanto tener un carro de juguete, me propuse trabajar duro para poder tener el carro que a mí me gustaba”, recuerda Santiago.

Luego de su viaje a Perú, con mucho entusiasmo se propuso aprender diseño gráfico, logró hacerlo con un curso y también de manera empírica como es su característica.

 Santiago es un hombre curioso, de allí su creatividad y perspicacia para aprender todo lo que hoy sabe; buscó plantillas para poder hacer la estructura, viajó a Guayaquil para aprender a pintar técnicamente e indagó en algunos sitios para buscar información sobre la medida exacta de los diferentes modelos de buses. Claro está que todo ha sido un proceso y con el tiempo ha ido creciendo, mejorando e innovando.

El secreto es crear e innovar, explica Santiago. Su primer trabajo no se compara al resultado que hoy obtiene, la experiencia y los años no han sido en vano, sin duda es un profesional en lo que hace. Su naturalidad e ingenio le llevaron en 2010 a crear una pagina web para promocionar su emprendimiento, de allí logró hacer contacto con algunas personas que le brindaron su ayuda.  

En Loja los emprendimientos generan fuentes de trabajo, el negocio de Santiago no es la excepción. Ahora ya no le llaman la atención los carros, para movilizarse prefiere utilizar una moto; ama su trabajo, hace lo que le apasiona, tiene la habilidad en sus manos y la creatividad es como su respiro. Por lo general la palabra emprendimiento se asocia con gente joven e inexperta, en Santiago Pucha no se rompe esta regla, desde joven tenia el deseo ferviente de crear e inspirar con su trabajo.

El camino recorrido no ha sido fácil, muchas empresas lojanas le cerraron las puertas, no creyeron en su habilidad, pese a esto se ha levantado como muchos, de la nada, pero para aportar de manera significativa a la ciudad y al país. Lleva cinco años con su empresa de buses en miniatura y aún recuerda su primer contrato con una empresa manabita. Fue su primer trabajo y también fue la antesala para las empresas que vendrían después, obviamente lojanas.

Santiago es un artesano creativo y visionario; su ingenio lo ha llevado a proyectarse más allá de lo que en algún momento soñó. Emprender ante las puertas cerradas de algunas empresas, fue difícil, pero esto ha sido un impulso para continuar y mejorar su trabajo. Hace algunos años atrás, jamás se hubiera imaginado fabricando sus propios materiales y creando más de 50 buses para comercializarlos no solo en Loja, sino en todo el Ecuador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *