Su pelo aún puede servir para personas con cáncer

Redacción: Katty Yadira Paucar Carrión

Si estás pensando en cortarte el cabello y donarlo para una buena causa, la fundación SOLCA lo recibe para confeccionar pelucas.  Hay muchas formas de ayudar, sólo se necesita la disposición para hacerlo. Una de las maneras en que podemos aportar con nuestro propio granito de arena es donar el cabello cuando lo cortamos. 

El voluntariado de SOLCA Loja, es una fundación de ayuda social sin fines de lucro, cuyo objetivo principal es el acompañamiento tanto espiritual, psicológico, y económico en pacientes diagnosticados con cáncer. Este grupo de damas además de sus labores profesionales y de hogar; de un modo continuo, desinteresado y responsable dedican parte de su tiempo a actividades en favor de los demás; más de 30 personas de todas las edades se han beneficiado de esta donación, campañas de prevención de cáncer, información y apoyo a pacientes y familiares, trámites para hacer atendidos cuando ingresan al hospital, entre otros.

¿Cómo donar cabello?

Acercándose a las oficinas del voluntariado que se encuentran ubicadas en el Hospital de SOLCA (Salvador Bustamante Celi, Loja), el cabello debe estar limpio y seco antes de cortarlo y enviarlo o entregarlo cogido en coletas o trenzas; la longitud debe ser de mínimo de 25 a 30 cm, no debe estar tinturado y puede ser ondulado, rizado o lizo. 

“Donar cabello es un acto de solidaridad, cuando los pacientes enfermos de cáncer reciben la quimioterapia se enfrentan con lo que es, la pérdida del cabello y esto afecta su autoestima, es por ello que desde años anteriores se vienen desarrollando actividades varias en pro de su bienestar, campañas de donación de cabello; aprovecho este espacio para agradecer al Colegio “San Gerardo” por la confección de las pelucas.” señala, Mónica Burneo de Burneo, presidenta del Voluntariado de Solca Loja. 

Busquemos llevar rostros alegres, agradecidos y llenos de esperanza a todas las personas que adolecen esta enfermedad. Nos resultará gratificante ver como las niñas, jóvenes y adultos, aprecian nuestro tiempo y bondad.  

El Voluntariado, visitan periódicamente a los enfermos, mantienen un contacto diario con los ellos, dado que el cáncer es una enfermedad larga y esto conlleva a un agotamiento por parte de la familia y debido a las distancias existentes desde la provincia a la ciudad de Loja, se organizan por turnos para acompañar a los pacientes solos por largos periodos de tiempo en el hospital.

“La Posada de Nazaret”, es otro de los proyectos por las abnegadas voluntarias que acogen a familiares de los pacientes que están recibiendo su quimioterapia ambulatoria y; en lo posible buscan hacerlos sentirse como en casa, reciben alimentación diaria, (desayuno, almuerzo y una colada con pan en la tarde).

Para más información en relación a esta iniciativa, puedes ingresar al sitio oficial http://solcaloja.med.ec ofrecer tus donaciones, víveres, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *