Las pequeñas herramientas de Don Arturo Aguirre

Redacción: Yosselyn Gaona

Objetos de utilidad son los que Don Arturo Bolívar Aguirre Maldonado, de 84 años lleva realizando para la venta.

Alrededor ya de 10 años, rutinariamente recorre las calles de Loja para ofertar sus herramientas que llaman la atención por sus tamaños un tanto pequeñas, sin embargo es muy familiar verlo cada domingo, sentado en una de las esquinas del mercado `San Sebastián´, precisamente por la Lourdes y Bolívar; aprovecha ese día por la concurrencia de personas que van a hacer mercado y porque en días ordinarios no le permiten estar ahí.

Otro de los lugares donde suele frecuentar de lunes a sábado es en la Av. Manuel Agustín Aguirre o en el mercado Mayorista.

Don Arturo fue zapatero de profesión, que por circunstancias de competencias comerciales dejó a un lado el oficio que por mucho tiempo le significaba rentabilidad y sustento para su familia, comenta que especialmente se dedicaba a la confección de botas para las señoritas de los colegios que desfilaban en las fechas cívicas. “Dejé el oficio porque con tantos locales de zapatos por todo lado, la gente prefería comprarlos directamente antes que mandarlos a hacer y por mi edad decidí dedicarme a lo que hago ahora, que por otro lado es lo que me mantiene en forma y en actividad”, menciona Don Arturo, mientras muestra las herramientas que exhibe como picos, lampas, espátulas y entre otras.

Como a muchos comerciantes, para Don Arturo no es la excepción tener días buenos y también malos en las ventas, sin embargo logra vender alrededor de 4 docenas de herramientas en 3 o 4 meses. Con un costo de 5 y 6 dólares cada una.

No maneja un horario establecido, puesto que hay días en los que sale a las 7, 8 o 9 de la mañana y sino lo hace se queda en su cuarto trabajando en preparar más herramientas. Don Arturo señala que la mayoría de ellas las compra o las manda a hacer por docena, es decir la parte metálica y el se encarga de hacer en madera el cuerpo de cada herramienta. “Compro para revender pero ya como herramientas listas para el uso”.

Sin duda alguna, como Don Arturo comenta, estos instrumentos son una buena opción en estos tiempos de tecnología y especialmente para los pequeños porque les genera un entretenimiento mucho más saludable a la hora de recrearse. “Me compran mucho estas herramientas para los estudiantes de escuelas y colegios porque son importantes para que cuiden sus parcelas, pero también los compañeros mayores como yo porque son buenas formas de entretenernos en los jardines de nuestros hogares”.

Don Arturo a su edad menciona sentirse muy bien de salud y con ánimos siempre de trabajar, siendo la razón principal por la que no vive con su esposa e hijos en la provincia de El Oro; aunque se visitan con frecuencia, Don Arturo continua en su ciudad natal para seguir con el trabajo. “Siempre voy a visitar a la familia y ellos también me visitan, pero no me quedo porque allá no me gusta estar sentado sin hacer nada. Mi familia me insiste en ir a vivir allá para ya no estar trabajando, pero yo estoy acostumbrando a eso”, menciona, además de que siempre que viaja a algún lugar lleva consigo sus herramientas para tratar de venderlas.

Algo curioso de Don Arturo es que le gusta mucho coleccionar monedas y las lleva consigo a donde vaya, por lo que tiene una gran cantidad de monedas de diferentes partes del mundo y de distintos años. “Ya me conocen y me traen nomás a regalar o a veces las cambio con alguna herramienta”. (YGT)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *