La mediación como alternativa al sistema judicial para la resolución de conflictos

El artículo 190 de la Constitución del Ecuador reconoce a la mediación como un medio alternativo de solución de conflictos.

La mediación es un procedimiento utilizado para la solución de conflictos en la que un tercero neutral (el mediador) asiste a las partes para que puedan alcanzar un arreglo satisfactorio de sus conflictos. La mediación, como método de gestión de conflictos, pretende evitar el inicio de procesos judiciales ordinarios, poner fin a los ya iniciados y descongestionar el sistema judicial, tan crónicamente enfermo por una lentitud cada vez más acentuada con la que opera. El proceso de mediación es voluntario y tiene carácter confidencial.

La mediación se constituye como una herramienta de gestión y solución de conflictos: facilita la comunicación y el entendimiento entre las partes para que busquen por ellos mismos una solución de los conflictos que los afectan, con la asistencia del mediador que actúa de manera imparcial y neutral. Para facilitar el diálogo, el mediador ayuda a las partes en conflicto, pero no debe imponer ninguna solución ni intervenir con ningún tipo de interés. El mediador ni si quiera debe tener interés en que las partes lleguen a un acuerdo concreto. Muchas veces, es la simple participación en el propio proceso de mediación la manera en que el mediador gestiona o apacigua una relación conflictiva.

La mediación pretende que a través del diálogo se llegue al entendimiento en cualquier conflicto transigible en el que puedan encontrarse dos o más partes. Cabe indicar que no todos los conflictos pueden ser objeto de mediación; es impensable que a través de la mediación un asesino llegue a un acuerdo con la familia de su víctima para solucionar el conflicto de manera alternativa. Para evitar la interpretación tan extensiva de la mediación como sistema alternativo de solución de conflictos, es necesario que la ley lo califique como un conflicto objeto de “negociación o arreglo”, es decir, que sea transigible.

Es importante que la sociedad ecuatoriana conozca y sea consciente de lo que es y representa la mediación como herramienta de dialogo y solución de conflictos. Reduciendo nuestra dependencia del sistema judicial ordinario estaremos construyendo un fututo en el que este servicio sea realmente eficiente y, lo que es más importante, de esta manera podremos aportar a que en nuestro país exista una verdadera cultura de paz.

Gabriel Torres Alvarado