Ser “chambero” en Loja, vivir de la basura

Redactado por: Franco Granda

Antiguamente en los vertederos de basura de las ciudades era común observar a personas hurgando entre la basura, buscando ya sea cosas de valor o comida y estos vertederos eran utilizados como criaderos de cerdos que llegaban a comer en la basura.

A finales de la década de los 80 inició el aprovechamiento de los residuos orgánicos en el barrio La Banda, en el Vivero Municipal. Aquí se elaboró abono orgánico a través del método de la lombricultura para la utilización del humus.

En la década del 90, en el año 96 y 97, empezó la construcción del relleno sanitario y en el periodo 98-2000, inició el programa emblema del Municipio como es la clasificación domiciliaria de la basura, que ha posicionado a Loja como un referente nacional e internacional.

Pero aún se puede observar recicladores informales o los denominados “chamberos”, que esperan meter las manos entre los desechos y hallar algo que vender.

“Si consigo más de estos, podré ganar unos cinco dólares, Esto es plata”, dice mostrando cajas de cartón la Sra. Julia.

El quintal de cartón se vende en cinco dólares. En un buen día puede obtener hasta 10 dólares, pero eso no significa que se pueda obtener esa cantidad de material.

“Ya no es como antes, hasta hace dos o tres años uno podía sacar hasta 25 dólares diarios. Ahora ya casi no llega nada bueno a los contenedores ya no hay como sacar nada por eso ahora busco en los tachos, o las señoras del mercado que venden frutas me regalan y me separan los cartones que paso recogiendo de puesto en puesto”, menciona Julia.

El municipio de la ciudad informa que incorpora a los recicladores informales a un trabajo formal que, en un primer momento, los vinculó al Centro de Gestión Integral de Residuos Sólidos para laborar bajo condiciones seguras, dignas y con una remuneración adecuada, de esta manera dejaran de reciclar en las calles.

“Antes me medicaba a la venta informal de legumbres, pero ahora con esta crisis nadie me compraba y empecé a vender el cartón y papel, pero como ya le conté esos contenedores que han colocado en los mercados no se puede sacar nada, debo buscar de donde saco plata porque mi marido está enfermo y ya estamos viejitos y nadie nos dará trabajo a esta edad”, añade Julia.

Según el Municipio de Loja con los recicladores se establecerá esta modalidad de trabajo de reinserción, donde además se les dotará de implementos de seguridad como overol, guantes y otros equipos necesarios, en este convenio no se tomará en cuenta a niños, personas de la tercera edad o embarazadas, pues se debe garantizar su integridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *