Casa hogar “San Juan Pablo II” acoge a los más necesitados

Redactado por Franco Granda

Ayudar a las personas que más lo necesitan es una de las formas de solidaridad que tenemos al alcance de la mano y si esa ayuda es desinteresada podemos contribuir en el bienestar y mejorar su calidad de vida.

El diocesano Manuel Ponte, es el director encargado de la casa hogar de acogida “San Juan Pablo II”, fundada el 1 de agosto del 2017. La casa hogar acoge solo hombres de 18 a 64 años de edad, que se encuentren en estado de vulnerabilidad, los recogen para aliviar tanto las heridas del alma, como las del cuerpo.

Desde pequeño el Padre Manuel sintió el llamado de la vocación hacia el servicio de Dios. “Recibí el llamado de Dios para ayudar a los más necesitados, veo a Dios en los pobres, nunca tengo miedo de ayudar al drogadicto, alcohólico y al abandonado, encontrando en estas personas fuerza y esperanza”, resalta.

La casa hogar actualmente acoge a 41 internos, los cuales son atendidos de la mejor manera, el Padre Manuel es enfático en mencionar que las autoridades tanto públicas como eclesiásticas no se preocupan y no ven la realidad de las personas en estado de abandono. La fundación subsiste de la caridad del prójimo, recibiendo donaciones económicas, ropa, medicinas y alimentos que el Padre agradece, porque en el centro nunca falta la comida para los internos.

El establecimiento cuenta con el voluntariado de varios profesionales como: médicos, enfermeras y psicólogos, los cuales realizan un aporte muy importante para el bienestar físico y mental de los internos. El edificio donde tienen sus instalaciones se lo contrató durante 6 años y una de sus metas a futuro es comprar el terreno junto con el inmueble.

Se debe aclarar que la fundación es una casa de acogida donde se trata en lo físico y espiritual a los internos, no son un centro de rehabilitación, existiendo internos que son llevados al centro por su propia familia,  los cuales se les hace llenar una ficha de ingreso para que estén en la casa hogar un periodo de 3 a 6 meses, se cobra una mensualidad solamente aquellos familiares que estén en la posibilidad económica de cancelar las cuotas.

“Existen internos que no tienen familiares a ellos se los acoge por igual, las personas en total estado de abandono siempre serán nuestra prioridad en ayudarlas, es por esto que invito a la ciudadanía lojana que nos ayude con donaciones económicas para la compra del terreno y edificio, donde estamos ahora y donaciones en alimentos, ropa y medicina, estas serán siempre bienvenidas, para la ayuda de los más necesitados”, menciona Manuel.

Para contactos pueden visitar la página de Facebook: Fundación Juan Pablo II, contacto de WhatsApp: 0968021263 y para donaciones económicas al número de cuenta de BanEcuador: 4001733109.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *