Vialidad rural, una gran deuda con Nangaritza

La vialidad rural está abandonada por el Gobierno Provincial que tiene la competencia exclusiva de atender esta problemática. Ante esta realidad la poca maquinaria de los Gobiernos Municipales y Parroquiales actúa para que sus comunidades no sientan mucho la desatención del Prefecto.

Los productores, comerciantes, turistas y transportistas intercantonales muestras su preocupación y descontento por la falta de atención del Gobierno Provincial en materia de vialidad rural. Los baches, derrumbes y vías angostas es lo que tienen que sortear todos los días los transportistas para llegar a sus destinos.

“Muchas veces se me han caído los materiales de construcción que traslado en mi vehículo por la gran cantidad de baches que existen en las vías. Más aún con las lluvias en varios lugares hay deslizamientos de tierra y tenemos que pasar por el filo de verdaderos abismos”, señala Carlos Gualán, chofer de un camión de distribución de materiales.

El mismo criterio lo comparte Ermel Paqui quien transita por la vía El Dorado – Guayzimi. “Realmente es fatal circular por estas vías, tenemos que ir con mucho cuidado y eso hace que el tiempo de viaje sea más largo. Nos retrasa en nuestras actividades”, señala.

De igual forma Bryan Medina, habitante del sector San Ramón manifiesta que las vías se encuentras en pésimo estado y su vehículo pequeño cada vez se deteriora por los baches que atraviesa cada vez que desea salir a otros cantones por temas laborales.

Fredy Armijos Pérez, alcalde de Nangaritza, frente a la vialidad rural dijo que, a pesar de no ser competencia del Municipio, este ha tenido que actuar. “Lastimosamente la Prefectura no ha funcionado”, dijo Armijos quien mencionó que el Gobierno Provincial por competencia constitucional, debe priorizar su gestión en el sector rural, cuyos habitantes, especialmente los jóvenes, al no contar con estas condiciones para su desarrollo migran a las urbes, dejando en abandonado el campo.
Ante esta adversa situación, maquinaria del GAD Nangaritza ha intervenido para que los moradores puedan circular y sacar su producción a los mercados.

Vía El Dorado – Guayzimi

Los huecos y deslizamientos de escombros a lo largo de la vía Dorado- Guayzimi se han convertido en un verdadero problema para los conductores de todo tipo de vehículos, que deben esquivar decenas de baches y más irregularidades para no dañar sus vehículos. Con las lluvias, el desgaste de la calle en diferentes tramos, es más notorio, ya que en algunos sitios, se encuentra ya no con baches, sino con pozas, que mientras pasa el tiempo se vuelven más grandes.

Ante esta difícil situación, que afecta severamente a los profesionales del volante, y por ende la economía de decenas de familias del cantón, que dependen del buen estado de las vías para comercializar sus productos a los mercados, el Alcalde de Nangaritza convocó a una reunión de trabajo de todas las autoridades, donde asistió el Gobernador, Director Distrital del MTOP, no así el Prefecto quien debería liderar estas reuniones, dado que la vialidad rural es una competencia directa de la Prefectura.

Cabe mencionar que en diciembre de 2019 se retomaron los trabajos en esta vía, ilusionando al pueblo nangaritcense, que el asfaltado llegaría hasta la ciudad de Guayzimi, cuya culminación de la obra sería en agosto del 2020; sin embargo, esta propuesta quedó en meras expectativas, y no posibilita el logro de los objetivos de un cantón que tiene tendencia al crecimiento productivo y turístico.

Finalmente, el compromiso de la Gobernación y Ministerio de Transporte y Obras Públicas fue apoyar para habilitar el paso y dar mantenimiento a la vía principal que conduce a Nangaritza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *