CRISIS DE PARTIDOS POLÍTICOS EN EL ECUADOR

En la Constitución de la República del Ecuador y en la ley Orgánica Electoral, Código de la Democracia se garantizan los derechos de participación entre los que se encuentra el derecho de ser elegido el cual es objeto de estudio en el presente trabajo, es decir en un estado constitucional, de derechos y justicia como lo es el Ecuador, el Estado tiene como deber fundamental garantizar el ejercicio pleno de los derechos de participación; el contenido esencial del derecho a ser elegido se refiere a que toda persona que se encuentre en goce de sus derechos políticos puede presentar su candidatura unipersonal o pluripersonal para autoridad de elección popular en todos los niveles de gobierno, siempre y cuando cumpla con los requisitos exigidos en la Constitución y en la normativa electoral vigente.

El presente artículo al tratarse de un tema que tiene trascendencia en el ámbito político se pretende realizar un aporte al área de las ciencias políticas, así como también este estudio constituirá una guía actualizada respecto a la participación política a todas las dignidades de elección popular en la Provincia de Loja y del país.

Por lo que podríamos indicar que la construcción de la democracia es secuencial y que en determinados momentos bajo diferentes circunstancias puede profundizase o perder importancia, sin embargo, hay que considerar que los sistemas democráticos son los que permiten el ejercicio pleno de los derechos consagrados en la constitución.

Crisis de los partidos políticos en el Ecuador para la y la Electoral
Como parte de esta discusión se podría decir que los resultados no fueron los esperados en virtud de que los partidos y movimientos políticos son parte de las instituciones que reciben los mayores índices de rechazo por parte de la ciudadanía ecuatoriana, esto en virtud a los diferentes escándalos de corrupción, promesas de campaña de pseudopolíticos que con tal de llegar al poder engañan al electorado a través de discursos demagógicos. Además se podría indicar que las constantes crisis democráticas que ha vivido el Ecuador a través de su historia, los múltiples casos de corrupción denunciados en el país, las malas decisiones por parte de nuestras autoridades han generado desconfianza en el elector y por ende un rechazo al sistema democrático.

Dando como resultado la elección de actores políticos que carecen de conocimientos básicos de la normativa legal y reglamentaria vigente que rige en nuestro país lo cual ha generado una baja representación política en todos los niveles de gobierno y por ende una grave crisis de partidos.

El derecho constitucional de los ecuatorianos a ser elegidos (participación como candidatos a cargos de elección popular)

El derecho de los ecuatorianos a ser elegido es un derecho de participación consagrado en la Constitución de la República artículo 61 numeral 1, el contenido fundamental del derecho a ser elegido se refiere a que toda persona que se encuentre en goce de sus derechos políticos puede presentar su candidatura unipersonal o pluripersonal para autoridad de elección popular en todos los niveles de gobierno, siempre y cuando reúna los requisitos exigidos en la Constitución y en la normativa electoral vigente. Sin embargo, para que un ciudadano pueda ser candidato necesita el auspicio de una Organización Política lo cual lo motivaría a ser parte de un partido o movimiento político.

Desde otro punto de vista los problemas fundamentales de las Organizaciones políticas en el país es que solo se activan en periodo electoral lo cual debilita la maquina política y además es aún más grave que los que ostentan su representación legal desconocen que así como tienen derechos tienen y obligaciones que cumplir.

Las organizaciones políticas no tienen una adecuada formación política, incluso nos atreveríamos a decir que la ideología solo la utilizan para el discurso, lo cual demuestra que las escuelas de formación política de los partidos y movimientos no están cumpliendo con su deber de capacitar, formar ideológicamente a sus afiliados, adherentes y simpatizantes, no capacitan a sus militantes con la finalidad de formar nuevos perfiles para que participen en los procesos electorales que permita una participación equitativa e inclusiva y no que solo se vea la participación de una sola persona o que se deje entrever que la Organización Política fue creada de forma personalizada es decir como si fuera propiedad de un actor político.

Ahora bien, la democracia en nuestro país es de carácter representativa, es decir, se caracteriza por una representación menor de la ciudadanía. Esta representación la encontramos en las organizaciones políticas cuestionadas por su forma de elegir a sus candidatos, debido a sus estructuras ortodoxas que buscan el beneficio personal y no colectivo. Estos representantes en el normal quehacer político toman decisiones, en la mayoría de casos sin consultar con sus bases ni con la ciudadanía, formando una estructura piramidal y no incluyente, esta mala práctica ha utilizada por las organizaciones políticas tanto de derecha como de izquierda.

A manera de conclusiones podemos señalar que:

 Actualmente los partidos poseen altos índices de rechazo por parte de la ciudadanía ecuatoriana, percepción muchas veces provocada por presuntos escándalos de corrupción, autoritarismo, promesas de campaña sin cumplir, entre otros. La desconfianza de la ciudadanía en la política, la democracia y sus instituciones ha provocado una crisis de representatividad que ha sido aprovechada por liderazgos “tradicionales” que se han pretendido perpetuarse en el poder.

 La falta de alternabilidad en la representación política que vive el Ecuador por varios años, es consecuencia de un mal funcionamiento de las escuelas de formación política de los partidos y movimientos que no están cumpliendo con su deber de capacitar, formar ideológicamente a sus afiliados, adherentes y simpatizantes, con la finalidad de formar nuevos perfiles para que participen en los procesos electorales y tengan opción de llegar a ocupar un curul y no solo se han utilizados para completar una lista.

 La política debe ser entendida como el arte de servir con el objetivo de resolver los conflictos que se generan en las sociedades y atender las necesidades y demandas de los actores que conforman la ciudadanía. Sin embargo, el ejercicio diario en la arena política a través de las malas prácticas realizadas por diversos actores políticos, han desvirtuado su propósito, así como le han hecho perder su norte. Producto de ello, la sociedad civil no se inmiscuye en la política, comparándola siempre con algo corruptible y no salvable, un caldo de cultivo para liderazgos personalistas.