Presupuesto Golpista

Un nuevo golpe a la educación y la salud, dos de los pilares fundamentales para la coexistencia de la integridad humana, bajo la dependencia del estado en beneficio propio de los mandantes está siendo lacerado, por lo que, resulta evidente el inoperante trabajo económico llevado a cabo durante el gobierno de Guillermo Lasso.
En los cuatro años del antecesor y acólito de Lasso, se redujo el presupuesto en salud, educación y trabajo, una realidad inexcusable ante los datos gubernamentales, que hoy sumán la devastadora reducción para el 2022 en Educación, de aproximadamente el 11.5% de recorte en comparación con el presupuesto 2021, según datos del Ministerio del de Economía.
El popular slogan de campaña, “Educación para todos” no contempló, “Para todos los que puedan pagar”, pero, ¿Por qué reducir el presupuesto en estos sectores?, por considerar la educación y salud de poca importancia, por el temor a un pueblo educado, conocedor de sus derechos y con el criterio propio para defenderlos desde la perspectiva de la dignidad humana, al parecer para el actual gobernante, es preferible un pueblo ignorante, y no, un pueblo “que sabe pensar”.
La perseverante idea promulgada por un sector burgués que no dudan en manifestar a viva voz, “los ecuatorianos son vagos” “los ecuatorianos quieren todo gratis”, además de ser insultante y subjetivo, es la mentira y el pretexto utilizados para reducir el presupuesto público, y con esto, acrecentar la brecha de la desigualdad, aquella desigualdad que no permite el progreso de una sociedad envuelta en delincuencia arrolladora, con un sistema penitenciario devastado.
“El presupuesto educativo está mal utilizado, hay que reducirlo”, es la excusa de algunos funcionarios defensores de esta tesis, pero entonces, cambien la administración pública educativa, realicen auditorias en caso de ser necesario, HAGAN SU TRABAJO, para eso el pueblo les paga un salario, para que brinden soluciones viables, y no, impresentables justificaciones.
La mediocridad estatal cubre cada sector esencial del país, la finalidad del gobierno es ocultar la verdad, un país acabado política y socialmente, con la imagen hipócrita del presidente encubriendo su entramando corrupto de offshore.